jueves, 19 de enero de 2017

Consejos básicos: Cómo disfrutar con seguridad en la nieve junto a tu familia... ¡¡Aprovecha que ha nevado en Alicante durante esta ola de frío!!

¿Cómo disfrutar en la nieve con seguridad?
(copiado y pegado del ABC)
Consejos básicos para que disfrutar de la nieve estos días no termine en drama

La nieve siempre es un reclamo en invierno para acudir a la sierra. Pero la montaña no es un parque de atracciones, y mucho menos en invierno. En estas fechas, y después de los últimos temporales, el color blanco predomina en todas las zonas montañosas de España. Y eso obliga a tomar precauciones especiales para que disfrutar de las nevadas no termine convirtiéndose en una amarga experiencia.
Lo primero que hay que tener en cuenta a la hora de adentrarnos por la sierra en invierno es la previsión del tiempo, para la montaña pero también para las carreteras. A ver si vamos a ir de himalayistas por la vida, pero no sabemos poner unas cadenas para subir o bajar el puerto. Lo mejor son unas fundas textiles; se ponen en un minuto cada una (en las ruedas que llevan la tracción). De cara a las cumbres, mejor olvidarnos de medir fuerzas con los elementos.
El viento, por sí solo, sin que tenga que venir acompañado de precipitación, puede desplomar el termómetro hasta los 10-15 grados bajo cero en cualquier cota elevada medianamente elevada; por no hablar de la espeluznante sensación de tener que avanzar en altura perdiendo constantemente el equilibrio. Si el parte da posibilidad de tormenta, viento o nevadas, lo mejor es no salir; la montaña no se va a mover y habrá más ocasiones. Pero si aún así insistimos en salir, optemos por una ruta de muy fácil progresión, corta y que conozcamos al detalle, por si hay que volver palpando el terreno.

Siempre seco y caliente
Lo segundo es el material que debemos llevar, que debe adaptarse a la actividad que vayamos a realizar en la montaña. A la nieve podemos ir a pasear, a esquiar o a tirarnos en trineo con los peques. De los plásticos, ni hablamos. Cada cual es libre de matarse como quiera por deslizarse a toda velocidad por una pendiente con el propio cuerpo como chasis. Cualquier piedra o rama oculta en la nieve ya sabemos contra qué va a impactar.
Volviendo a las actividades sensatas, es importante saber que vamos a introducirnos en un ambiente húmedo y muy frío, por lo que unas botas y guantes impermeables o resistentes al agua son imprescindibles hasta para las actividades más suaves. En los dos casos conviene que lleven una membrana o un sistema de aislamiento que impida al agua entrar y mantenga el calor. Tampoco se olvide de proteger sus ojos con unas buenas gafas (la nieve deslumbra) y los labios y la nariz con vaselina y crema protectora (siempre será mejor protector solar o una crema específica para labios y nariz)
Si vamos a disfrutar de los trineos, debemos tener en cuenta que pasaremos buena parte del tiempo con el cuerpo en contacto con la nieve, pero sin realizar una actividad física intensa. Así que en este caso es más importante que las prendas sean impermeables y calentitas. Si se trata de paseartenga en cuenta que la nieve, cuando se pisa, puede esconder un mundo debajo. Las raquetas o esquís son obligados si vamos a salir de los caminos fáciles. Caminar solo con botas hundiéndote hasta la rodilla agotaría a Hércules a los 500 metros. En una senda pisada y con la nieve compactada, se puede caminar con unos bastones, que nunca sobran en invierno en la montaña, sin necesidad de raquetas o esquís.
En cuanto a la ropa, todo lo que implique actividad física, conlleva sudoramiento. Recuerde la técnica de las tres capas. Una primera que le mantenga seco (nunca use algodón, pues retiene la humedad), una segunda caliente y una tercera aislado de la lluvia o la nieve. Todas tienen que ser transpirables para ir expulsando el sudor hacia el exterior pero sin dejar que el agua entre hacia dentro. Hoy en día hay multitud de materiales, de todos los precios, que cumple esos requisitos. Si es un incondicional de los tejidos naturales, para la primera y segunda capa nada le mantendrá tan caliente como la lana (es capaz de retener el calor incluso mojada) e incluso la seda (da menos calor pero es muy ligera). Para la capa exterior, el plumón natural es lo mejor para el calor, aunque pesa más que el sintético, pero si se moja (para lo que tiene que diluviar) no sirve para nada.

Cuidado con desorientarse
Ya en ruta, no olvide que en la nieve es muy fácil desorientarse y que una travesía que calculamos para dos o tres horas acabe en el doble de lo previsto. Lo que sumado a que las horas de luz son todavía escasas, puede obligarnos a afrontar una delicada travesía nocturna. Una ventisca, niebla espesa o una copiosa nevada pueden cambiar en cuestión de minutos el paisaje de tal manera que si no conocemos bien el terreno perdamos los puntos de referencia. Por eso, siempre es mejor dejar la exploración de terrenos desconocidos para estaciones más benévolas, y apostar por rutas que conozcamos perfectamente.
El GPS y los aparatos de geolocalización están muy bien, y no son complicados de manejar en un día de sol radiante. Pero con los elementos meteorológicos desatados, cansados y estresados porque la noche se echa encima y no vemos por donde caminamos, tareas antes extremadamente sencillas se convierten en un suplicio. Estudie la ruta antes de salir y memorice puntos de referencia altos por corta que le parezca. Además, una linterna, un poco de agua y algún alimento energético no están de más en la mochilita. Aunque haga frío, la nieve y el viento deshidratan a velocidades vertiginosas; y si perdemos muchas sales minerales, los calambres están asegurados, que es lo que nos faltaba para completar el martirio de que te sorprenda una tormenta. Para saber siempre nuestra posición, ahora hay multitud de Apps que en caso de necesidad avisan de nuestra posición exacta. Y no pesan. Ante cualquier emergencia, avisa al 112. Indica tu posición y no te muevas del lugar hasta que lleguen los equipos de rescate.
Para los que vayan progresando en altura, conviene no olvidar que en zonas señalizadas como de alta montaña es obligatorio llevar piolet y crampones y que el riesgo de aludes es muy alto estos días. Donde veamos acumulación de nieve o hielo, mejor no aventurarnos. Se sorprendería de la cantidad de gente que ha muerto en rutas habitualmente fáciles pero convertidas por el hielo en trampas letales. Recuerda, la montaña no es un parque de atracciones, no le pierdas jamás el respeto.

Fuente (VER)
Consejos de seguridad para disfrutar en la nieve con l@s niñ@s...
Al igual que el agua, a la mayor parte de los niños la nieve les encanta. Y ahora es el momento ideal de disfrutar de tan preciado elemento. Muchas familias hacen el esfuerzo de reservar unos días de vacaciones para ello y también en los colegios se organizan excursiones de un día o estancias de una semana para vivir la nieve en plena naturaleza.
Esquí alpino, esquí de fondo, snowboard... Las posibilidades que ofrece la nieve son inmensas, aunque sea el esquí el deporte mayoritario. Sea solo para disfrutar, para hacer muñecos de nieve, resbalar, tirar bolas o para empezar a practicar algún deporte de invierno o perfeccionar aquellos que ya se han iniciado, existe una serie de cuidados y precauciones que hay que tener en cuenta a la hora de llegar a la nieve.

Dos expertos, Luis Albajara, pediatra del hospital universitario La Paz, y Almundena Fernández, de la Federación Madrileña de Deportes de Invierno, ofrecen una guía básica para hacer más segura y cómodas las actividades en la nieve.

—Edad recomendada. El niño suele disfrutar plenamente del esquí u otros deportes de invierno a los siete u ocho años que es cuando coordina todos los movimientos. Pero antes, a partir de los cuatro años, pueden iniciarse en el esquí ya que tiene fuerza suficiente en las piernas para mantener con seguridad el equilibrio. Empiezan jugando con las tablas, sobre plano, y poco a poco aprenden deslizarse. Se inicie o no en el esquí, los más pequeños (cuatro años) siempre pueden aprender a divertirse en la nieve, a jugar y conocer el medio. Con los bebés debemos tener en cuenta que apenas se mueven. Por tanto, deben ir a la nieve bien abrigados.

—Escoger un buen equipamiento. Existe todo tipo de prendas con una alta tecnología y adaptada a niños en tiendas especializadas y para alquilar en las propias estaciones de esquí. Hay que asegurarse que tienen buena calidad, que sean prendas calientes e impermeables. Se aconseja vestir al niño con varias capas. La primera capa, la que está en contacto con el cuerpo, es mejor que sea transpirable porque pueden sudar y si paran de hacer alguna actividad pueden quedarse fríos.
Para los más pequeños, el mono de una sola pieza, es lo mejor aunque pueda resultar un poco incómodo para esquiar, pero les mantiene caliente. El mono de dos piezas es para los más mayores.
Se puede llevar algún repuesto de calcetines, manoplas, o camisetas interiores.
Ejemplo de equipamiento: Pies: calcetines térmicos y botas de esquí. Piernas: leotardo térmico y pantalón caliente e impermeable. Cuerpo: camiseta térmica, un forro polar o cortavientos y un anorak caliente, impermeable y transpirable. Manos: guantes calientes e impermeables (no guantes de lana). Cabeza: casco y gafas de ventisca. Cuello: si no lo cubre el anorak, utilizar una bufanda o un buff.

—Equipamiento de seguridad, adecuado a la edad. Los esquís deben ser acordes al nivel, altura y peso del pequeño y las tablas tienen que llevar la atadura a la presión adecuada al peso del niño. Las botas deben ser aptas para la edad, que sujeten y ajusten pefectamente para evitar lesiones en el tobillo. Los niños y adultos deben esquiar siempre con casco aunque sea incómodo pero protege de golpes y probables lesiones. Si el niño tiene un nivel importante y practica esquí por pistas rojas, negras o fuera de pista tiene que llevar un protector de espalda, así como protección en antebrazos y piernas.

—Alimentación. El desayuno es la comida principal: lácteo (leche o yogur), fruta o zumo natural, cereales (pan integral, cereales de desayuno, galletas, pan que se puede acompañar con aceite de oliva, mermelada, miel, mantequilla). Hay que hacer un almuerzo en las pistas, y nunca, nunca, dejar de hacer la comida de medio día. Puede ser pasta, ensalada y fruta... pero no muy copiosa, porque después hay que continuar esquiando. Por la tarde, merienda y cena, pero esta última tampoco debe ser copiosa. A lo largo de todo el día, siempre hay que llevar algún tentempié en una mochila pequeña que aporte mucha energía y pese poco: un poco de chocolate, alguna fruta o barrita energética adecuada a su edad...


—Hidratación. Es el aspecto que más se descuida. Los niños no suelen llevar reservas de agua, y es algo fundamental. En la nieve no se siente sensación de sed, pero el cuerpo sí se deshidrata. Por eso hay que llevar una pequeña mochila, que no moleste los movimientos, con líquidos. De 4 a 6 años deben beber como mínimo 1,5 litros de agua y de 7 a 12 años en torno a dos litros.

—Protección solar. Fundamental. Los ojos deben protegerse con gafas de ventisca y buenos filtros. Y piel tiene que llevar crema de protección total, cuanto más alta mejor (por encima de 50 UVA/UVB), ya que los niños tienen una piel muy delicada. Cuanto más pequeños mayor protección. La crema se debe dar en la cara, el cuello, las orejas y no olvidar los labios. Y en todas las zonas del cuerpo que no estén cubiertas.

—Hacer gala de una buena disciplina en las pistas. Para esquiar y evitar accidentes hay unas normas básicas que deben respetar niños, adolescentes, jóvenes y adultos: ir a una velocidad controlada, sobre todo, en la zona de recepción donde se acumula más gente; respetar al que va delante que tienen preferencia sobre los que van detrás; no acceder ni esquiar en las zonas para las que una persona no tiene nivel suficiente para hacer un esquí controlado... Los niños no son los que más se accidentan. En los más pequeños hay que controlar los resbalones y sus posibles dificultades para moverse con agilidad en la nieve. En los más mayores, hay mayor riesgo de lesiones provocadas por no lllevar casco o porque les arrollen. En las pistas más bajas y de menos desnivel es importante que cuando vayan en grupo estén protegidos y dirigidos por monitores o padres que les controlen.

—Descanso: Los más pequeños duermen entre 10 y 14 horas, pero los niños ya de 8 a 12 años les basta con 8 a 10 horas. Entre los 8 y 12 años, los niños pueden pasar todo el día en la nieve, pero deben hacer descansos. Después de una sesión de 3 o 4 horas esquiando, tienen que descansar una hora. Luego, podrán volver a esquiar dos horas más. Los más pequeños también pueden estar todo el día en la nieve, pero hay que prestar mucha atención a la temperatura y a los descansos, que tendrán que ser más frecuentes.

—Para los niños con una actividad más sedentaria el resto del año, se les recomienda hacer un entrenamiento antes de ponerse sobre los esquís. Unas semanas antes pueden montar en bicicleta, jugar al fútbol... Moverse en definitiva.

—Para empezar a practicar algún deporte de invierno (el esquí es el más aceptado), lo mejor es que monitores profesionales enseñen a los niños, ya que conocen las características de la nieve, de la estación de esquí y sabrán aprovechar al máximo y adaptarse a las posibilidades de cada niño. 
Fuente (VER)

¿Dónde disfrutar de la nieve este finde en la provincia de Alicante?
La verdad es que con la nevada que ha caído esta noche del 18-19 de enero, hay nieve por todas partes en la provincia de Alicante... En estos momentos, hoy jueves 19, estamos en "alerta roja" y moverse hacia el interior, es una locura...
¿Hasta cuándo durará la ola de frío? (VER)
Si se abriera una ventana de buen tiempo para este finde, tendréis muchos sitios para elegir... Una buena zona para aparcar con los coches, es en la zona de los puertos de montaña: Onil, Benifallim, Tudons, Confrides...
¡¡¡Suerte, y que podáis disfrutar de la nieve alicantina con seguridad!!!
(si vas a la nieve, no olvides pasarte por aquí para contárnoslo... ¡¡ánimooo!!)

4 comentarios:

  1. menuda nevada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ánimo y a disfrutarla si el parte se confirma que es bueno, sobre todo para este domingo...

      Eliminar
    2. como mola la nieve puede que valla antes de que se quite

      Eliminar
    3. Pues ánimo!! Vamos a tener nieve para unos cuantos días...

      Eliminar